Entrevista Manuel Mata

Entrevista a Manuel Mata, autor de El abecedario de una rosa


E16: ¿Dónde naciste?

MM: En Vilagarcía de Arousa.

 

E16:¿Creciste en el mismo sitio donde naciste?

MM: Sí.

 

E16: ¿Cómo fue tu infancia?

MM: Llena de perros.

 

E16: ¿Con qué libro, cuento o historia tuviste tu primer acercamiento a la literatura?

MM: Con la poesía de Gloria Fuertes.

 

E16: ¿Letras o ciencias?

MM: Artes.

 

E16: ¿Dónde estudiaste?

MM: Los años de instituto los pasé en Vilagarcía. Luego me fui a Pontevedra, a estudiar en la Facultad de Bellas Artes.

 

E16: ¿Hay alguna experiencia de la adolescencia que te marcara, y te convirtiese en la persona que eres hoy?

MM: Recuerdo que un año nos obligaron a leer Plenilunio para la clase de lengua. Fue una agonía.

 

E16: ¿Algún amigo, profesor o pariente que significase un apoyo incondicional?

MM: Mis padres.

 

E16: ¿Por qué elegiste enfocar tus estudios hacia Bellas Artes?

MM: La verdad es que entré en el bachillerato artístico porque me sonaba bien, pero no tenía la menor idea de si iba a encajar allí. Luego conocí a algunas personas, profundicé en algunas cosas y sencillamente quise más.

 

E16: ¿Dónde viviste tus años de universidad?

MM: En Pontevedra.

 

E16: ¿Cómo fueron?

MM: Magníficos.

 

E16: ¿Escribías desde antes, fue ahí o comenzó más tarde?

MM: Empecé a escribir durante los primeros años de universidad. Entré en la facultad pensando y haciendo otras cosas, pero poco a poco la escritura se fue imponiendo sobre el resto de campos hasta que, en mi último año, el texto ya se había convertido en el elemento central de todo lo que hacía.

 

E16: ¿Hay algún libro que por esa época fuese importante para ti?

MM: La tetralogía Bandini, de John Fante. También la poesía de Charles Bukowski y Alejandra Pizarnik.

 

E16: ¿Algún recuerdo especial, significativo?

MM: Dichos en voz alta, los recuerdos más significativos de aquella época son confesiones en toda regla. Así que prefiero acogerme a la quinta enmienda.

 

E16: ¿Aparece el deseo de escribir junto con el de publicar un libro?

MM: No. La necesidad de escribir aparece y punto. Publicar un libro es algo en lo que se piensa después.

 

E16: ¿Cómo te definirías como escritor?

MM: ¿Sabes ese tipo de las películas bélicas que está atrincherado en una colina con una metralleta y dispara sin parar mientras se ríe como un loco mientras el casco le bota en la cabeza y las bombas caen a su alrededor y dice algo como: “Pollo frito para cenar hijos de puta venid a por mí”? Una mezcla entre eso y el tipo que te mira fijamente porque haces un poco de ruido al masticar en el cine y en la oscuridad se coloca un dedo delante de los labios y tú esperas que haga “shhh”, pero no lo hace porque en el cine no se hace ruido y sólo quiere que guardes el silencio acordado y tal vez mientras tanto en pantalla aparece el tipo de la metralleta disparando y riéndose. Y a lo mejor son la misma persona. Nunca me lo había preguntado.

 

E16: ¿Cuáles son los elementos principales que suelen aparecer en tus relatos?

MM: En todas mis historias interviene un número muy limitado de personajes y siempre parten de sucesos reales. Más allá de eso, supongo que hay cierta predominancia por la noche y los perros. Y la voz de las personas más cercanas a mí siempre aparece por alguna parte.

 

E16: ¿Qué cosas te inspiran a la hora de ponerte a escribir?

MM: El tema de la “inspiración” nunca me ha gustado. Siempre me ha sonado demasiado difuso y místico. Prefiero hablar de incitación o de preocupación. Creo que se acerca más a la realidad. Y en ese sentido, soy bastante explícito. No escondo nada. Las cosas sobre las que escribo son las mismas que me incitaron a escribir. Los temas que trato son los que me preocupan. No tengo un método o un elemento recurrente para poner en marcha el proceso. Cuando uno lee lo que escribo, está leyendo la razón por la que lo he escrito.

 

E16: ¿Por qué confiaste en nosotros como editorial?

MM: Desde un primer momento tuve la impresión de que érais profesionales y de que vuestras ediciones estaban trabajadas, con todos los cabos bien atados. Leí, en una entrevista como esta, a otro de vuestros autores diciendo que durante el proceso de edición habíais discutido todos los pormenores y eso me dio buena espina. Quería que este libro cayese en manos de alguien a quien le importase su trabajo tanto como el mío. Ahora, desde el otro lado del proceso, puedo corroborar que mis sospechas eran acertadas y estoy realmente encantado.

 

E16: ¿Qué deseos, aspiraciones o pretensiones tienes acerca de este libro?

MM: Que conecte con los lectores.

 

E16: ¿Qué le dirías a un lector antes de la lectura de tu obra?

MM: Cada vez que alguien dobla la esquina de una página un cachorrito muere solo en alguna parte del mundo de forma horrible y lamentable.

 

E16: ¿Y después?

MM: Choca esos cinco.

 

E16: ¿Cuáles son tus aspiraciones? ¿Cómo te imaginas tu futuro?

MM: Me imagino escribiendo y comiendo cerezas.

 

E16: ¿Admiras, en este momento, a algún escritor o escritora en especial? ¿Qué le dirías?

MM: Me encanta el trabajo de Chuck Palahniuk, Richard Ford, Frederik Peeters, Ben Brooks, Ron Padgett y algunos más.

Les diría que no se mueran todavía.

 

E16: ¿Qué libro estás leyendo ahora mismo?

La verdad es que estoy leyendo varios al mismo tiempo: Bone Palace Ballet, de Charles Bukowski; Cuentos, de Ernest Hemingway; How to be perfect, de Ron Padgett; Matadero cinco, de Kurt Vonnegut.

 

E16: ¿Cuál es el mejor que has leído en lo que llevamos de año?

MM: Adiós a las armas, de Hemingway. Y también me ha sorprendido mucho Patchwork, de Paul Velasco Baleriola (que él tampoco se muera).

 

E16: ¿Con qué te quedas de esta experiencia durante el proceso de publicación de este libro?

MM: Con el interés y la preocupación que habéis mostrado por todos los detalles del libro.

 

E16: ¿La tortilla con cebolla o sin cebolla?

Con cebolla y con el huevo medio crudo.

Acerca del autor: Editor

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.