Feria del libro de Sevilla.

Querido diario,

¿cómo se resume un momento de euforia? ¿con un grito? Imagíname entonces gritando, alzando la voz, asomándome a la ventana, tirando jarrones, platos, vasos, y frases de agradecimiento a algún dios o diosa griega. Luego imagíname bajando a la calle con la escoba y el recogedor apañando todos los trocitos de cristal y tirándolos en el cubo de reciclaje.

Como diría Rosalía: “TRÁ-TRÁ”, pero de “malamente” nada, sino todo lo contrario: estupendísimamente. No sé, creo que se me está yendo la cabeza con tantas buenas sensaciones, y es que, como seguro que sabes, ayer acabó la feria del libro de Sevilla y con ello nuestro paso (quizá) más importante para colocarnos en el presente de las editoriales independientes andaluzas. Nos han entrevistado en el programa “Historias de papel” de RNE, se ha publicado hoy un artículo que escribimos para la revista Zenda a razón de Libre, de David Bowman, y se nos ha reconocido una labor animosa y vivaz en el trato con los lectores que se acercaron en estos días de calor a nuestra caseta.

Ayer, tras recoger todos los libros, precintar las cajas, envolver las flores de lavanda, vaciar el agua del dispensador y cerrar las puertas, nos tomamos una cerveza allí dentro, pensativos, emocionados. Pues este proyecto, este sueño, esta semi locura literaria, ha cobrado estos días una forma muy singular: la del reconocimiento. No de allegados, de conocidos, de participantes del proyecto, no, sino de gente ajena, de caminantes anónimos, que han acabado por convertirse en parte de esto, pues aquí no hacemos más que sumar.

Hoy hemos vuelto a casa, al trabajo delante del ordenador, a reordenar correos, manuscritos y envíos. Todo empieza aquí, en este mismo sitio donde hace apenas dos años decidimos dar el paso.

Estamos tan vivos que ahora mismo, en este preciso instante, la muerte parece imposible.

Acerca del autor: Editor

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.