Entrevista a Juncal Baeza

Entrevista a Juncal Baeza, autora de Lo imaginado.


E16: ¿Dónde naciste?

JB: En Madrid, hace 36 años, en el hospital Nuestra Señora del Rosario. Justo veinte minutos después de mi hermana gemela. Con apenas 2 kilos de peso y dispuesta a no comer ni dormir durante unos cuantos años (gracias, mamá.  Y perdón, sobre todo).

 

E16: ¿Creciste en el mismo sitio donde naciste?

JB: He vivido en Madrid toda mi vida. Mis padres, con tres hijas (mi hermana mayor tenía dos años cuando mi gemela y yo nacimos), se mudaron a casa de mi abuela. Y nos quedamos, para siempre, con ella. Muy felices. A los 26 años viví, durante unos meses,  en  El Salvador,  a donde me trasladé con una beca de la Agencia Española de Cooperación. Estando allí empecé a tomarme más en serio la escritura, partiendo de un cuento que se llamaba Pájaros Negros. Volví y poco después me independicé, pero también en Madrid, donde actualmente vivo y trabajo.

 

E16: ¿Cómo fue tu infancia?

JB: Feliz. Acompañada, llena de amor y de gente.

 

E16: ¿Con qué libro, cuento o historia tuviste tu primer acercamiento a la literatura?

JB: Leer me ha gustado desde siempre. Pero recuerdo con especial cariño una época, de niña, cuando leía las ediciones de SM y Barco de Vapor, y un libro en concreto, “Los escarabajos vuelan al atardecer”. María Gripe era entonces mi escritora favorita, por este libro sobre todo, pero también por otros maravillosos  como “El abrigo verde”, “Agnes Cecilia” o la trilogía de las Sombras (“La sombra sobre el banco de piedra”, “Aquellas sombras blancas en el bosque” y “Caroline, Berta y las sombras”). Esas lecturas, en el autobús que me llevaba al colegio, fueron el comienzo.

 

E16: ¿Letras o ciencias?

JB: Ciencias, de hecho Ciencias Puras, aunque siempre me he sentido muy atraída por las Letras (Lengua y Literatura, y Filosofía, eran dos de las asignaturas que más me interesaban en el colegio).  Pero en el momento de tomar la decisión, con 16 años, no tenía claro hacia dónde quería encaminarme, así que escogí Ciencias. Seguramente, si volviera atrás, ahora me plantearía otra opción. En todo caso, estudiar en la rama de Ciencias no me alejó del mundo de la literatura.

 

E16: ¿Dónde estudiaste?

JB: En Santa Joaquina de Vedruna  hasta los 18 años. Después, en la Universidad Autónoma de Madrid. Se me ha quedado el olor a aligustre grabado, en el camino hacia la parada del autobús.

 

E16: ¿Hay alguna experiencia de la adolescencia que te marcara, y te convirtiese en la persona que eres hoy?

JB: No en la adolescencia. Creo que la experiencia que hizo que varias cosas cambiasen en mí fue mi periodo en El Salvador, cuando tenía 26 años. Esa beca orientó mi rumbo profesional, a partir de ahí construí mi carrera. Además, estar en un país desconocido me animó a escribir más, a poner por escrito lo que veía o sentía y no tenía tan fácil compartir. La intensidad de las experiencias que viví allí, todo lo que aprendí, también marcaron mi forma de percibir la realidad, o de valorarla.

 

E16: ¿Algún amigo, profesor o pariente que significase un apoyo incondicional?

JB: En el ámbito de la escritura, sin ninguna duda, mi madre, que me ha enseñado a cuidar el lenguaje, y a esforzarme. Que me animase a escribir es, en definitiva, lo que me ha ido construyendo como escritora. No es fácil encontrar tiempo para sentarse a escribir, con el trabajo, la vida familiar, etc. Pero ella siempre me ha repetido: “Juncal, no lo dejes”. Y no lo he dejado. Aquí estoy, gracias a ella, realmente.

 

E16: ¿Por qué elegiste enfocar tus estudios hacia la carrera de Ciencias ambientales?

JB: Si soy sincera debo decir que no fue una clara vocación lo que me empujó a matricularme en esta carrera. Creo que la base de mi decisión fue que me gusta mucho la montaña. Subir a la sierra me desconecta de todo, me reanima, me pone contenta. Hace poco leí que en Japón se trabaja con “baños de bosque” para aniquilar el estrés, porque pasear prestando atención a los olores, al sonido de las hojas o a los colores de los árboles, parece tener efectos directos sobre el estado físico. Este bienestar que viene directamente del entorno es lo que me animó a estudiar esta carrera.

 

E16: ¿Dónde viviste tus años de universidad?

JB: En Madrid, en mi casa, con mis padres, mis hermanas, y mi abuela.

 

E16: ¿Cómo fueron?

JB: Pues diría que mucho de autodefinición. Allí encontré personas que marcaron mi vida, de las que aprendí mucho. Formamos un grupo de amigos de lo más diverso, con gente a la que le interesaba la música, la montaña, el humor, la cultura. Mis dos mejores amigas, en la actualidad, vienen de ese grupo. Después de 18 años seguimos cerca, compartiéndolo todo.  Y vamos a seguir así, seguro.

 

E16: ¿Escribías desde antes, fue ahí o comenzó más tarde?

JB: Empecé a escribir con 12 años. En concreto, localizo mis inicios en una casa de verano en Colunga (Asturias), donde viajamos en familia para pasar las vacaciones. En mi casa había encontrado una máquina de escribir de mi madre, una Olivetti, y me la llevé.  Recuerdo perfectamente mi imagen tecleando después de cenar, en una mesita que había en la cocina. Escribía cuentos cortos. Después hubo unos años en que no escribí nada, aunque me dediqué a leer. Y esas lecturas me empujaron de nuevo a escribir. Retomé la actividad participando en el Certamen Literario de Ingenieros sin Fronteras, en 2008. Y desde entonces, pese a que ha habido temporadas de más trabajo y otras de menos, no he parado.

 

E16: ¿Hay algún libro que por esa época fuese importante para ti?

JB: Hay muchísimos libros importantes en mi vida. La mayoría de ellos, porque me han enseñado a escribir. Destacaría “La edad de Hierro” de J.M. Coetzee, que me pareció una obra maestra de técnica, emoción y creación de imágenes. También “Una historia del mundo en diez capítulos y medio”, de Julian Barnes. Es un libro de relatos que lo tiene absolutamente todo. “Noveccento”, de Alessandro Baricco, me sorprendió por tener un ritmo ligero que sin embargo construía una novela corta muy profunda.  Los he regalado muchas veces. Pero hay muchos más, ¡podría seguir y seguir diciendo!

 

E16: ¿Algún recuerdo especial, significativo?

JB: Escribir me ha preparado para percibir los detalles. Esto me encanta porque al final, tengo montones de recuerdos especiales, porque son muy detallados. Recuerdo olores, sensaciones, músicas de fondo, todo. Pero, si tuviera que destacar un recuerdo especial, sería este: salir de la habitación de mi abuela después de darle un abrazo, cruzar la puerta de la terraza de casa para tomar aire, y ver que el alféizar de su ventana estaba completamente lleno de gorriones.

 

E16: ¿Aparece el deseo de escribir junto con el de publicar un libro?

JB: No, en absoluto, nunca. Esta aventura de publicar un libro ha sido un regalo, un premio inesperado después de años de escritura. Siempre he escrito porque lo he necesitado. Porque me sale. Aunque, obviamente, publicar es siempre una meta perfecta. Qué bueno que nos hayamos encontrado.

 

E16: ¿Cómo te definirías como escritora?

JB: Me resulta muy difícil. Creo que lo más oportuno sería que me definiera quien me haya leído. Pero diré que, como escritora, en mi trabajo tienen importancia dos cosas: las emociones, por un lado, y por otro la descripción del entorno, entendido como paisaje, relaciones, elementos que ayudan a definir a los personajes, etc. La emoción y el dibujo de la escena.

E16: ¿Cuáles son los elementos principales que suelen aparecer en tus relatos?

JB: De forma inconsciente, creo que se repiten varios, aunque bajo diferentes perspectivas: las relaciones familiares en general, y la maternidad en particular, las ideas de la juventud, las pérdidas, y también la música. Hay mucha música detrás de mi trabajo.

 

E16: ¿Qué cosas te inspiran a la hora de ponerte a escribir?

JB: La respuesta podría ser muy amplia, así que me centraré en algo particular. Hay veces que lo que me inspira un relato es una sola palabra. De hecho, en el libro hay un relato que se construyó íntegramente, después de pensar en lo que me gustaba la palabra “trenzado”. A ver si adivináis cuál es.

 

E16: ¿Por qué confiaste en nosotros como editorial?

JB: Básicamente porque os merecéis de largo esa confianza. Porque esta editorial es producto de vuestro interés y pasión por la literatura y porque, lanzándoos a esto, habéis priorizado garantizar un trabajo profesional y de mucha calidad. Trabajar con vosotros ha sido un auténtico placer. Y os agradezco el detalle, el cariño, el cuidado y la ilusión que habéis puesto en este proyecto.  Se hace evidente en cada pequeña cosa.

 

E16: ¿Qué deseos, aspiraciones o pretensiones tienes acerca de este libro?

JB: Para empezar, me gustaría vencer algunas barreras propias, quitarme de encima la timidez ante la idea de que haya gente que me lea. También, que se vea el trabajo que hay detrás de cada relato, mío y de edición posterior. Que a través de este libro la gente tenga la oportunidad de encontrar nueva literatura y nuevas editoriales  y de darse cuenta de cada pequeño detalle artístico que hay en la obra (desde la portada a las páginas de cortesía). Creo que el libro es una muestra de compromiso, trabajo duro y entusiasmo.

 

E16: ¿Qué le dirías a un lector antes de la lectura de tu obra?

JB: Que no se conforme una idea completa antes de leer varios textos. Creo que, a pesar de tener un estilo común, una forma de interpretar las cosas parecida, los relatos son muy diferentes entre sí. Que vaya descubriéndolo, poco a poco.

 

E16: ¿Y después?

JB: Que continúe apostando por editoriales independientes y nuevas formas de escribir. Que me diga, si tiene oportunidad, qué le ha parecido, si lo ha disfrutado.

E16: ¿Cuáles son tus aspiraciones? ¿Cómo te imaginas tu futuro?

JB: Me gustaría tener la posibilidad de continuar con la escritura, a pesar de los limitantes de tiempo que mencionaba antes. Quiero probar con la novela. Y, en todo caso, aspiro a continuar escribiendo con libertad, siendo consciente de que a veces escribiré cosas buenas, a veces regulares, y a veces malas. Saberlo y aceptarlo elimina muchos miedos.

 

E16: ¿Admiras, en este momento, a algún escritor o escritora en especial? ¿Qué le dirías?

JB: Admiro la forma de escribir de muchos. Antes mencioné algunos, pero ampliaría la lista con Manuel Rivas, Santiago Roncagliolo, Samanta Schweblin, Lydia Davis, Lucia Berlin, Joy Williams, John Irving, Siri Hustvedt, Aixa de la Cruz, Luna de Miguel, Alberto Olmos, David Foster Wallace, etc.

 

E16: ¿Qué libro estás leyendo ahora mismo?

JB: “Denuncia inmediata”, de Jeffrey Eugenides. Este autor me ganó completamente con Middlesex. Su protagonista, Calíope, estaba tan bien construida que casi la podías tocar. Este nuevo libro es un recopilatorio de relatos.

 

E16: ¿Cuál es el mejor que has leído en lo que llevamos de año?

JB: Diría varios, también, pero si he de quedarme con alguno escogería dos libros de relatos de Samanta Schweblin, porque me la descubrieron como escritora: “Pájaros en la boca” y “El núcleo del disturbio”. También “El cuento de la criada”, de Margaret Atwood (tengo aún pendiente la serie de HBO)

E16: ¿Con qué te quedas de esta experiencia durante el proceso de publicación de este libro?

JB: Con el descubrimiento y la sensación de compartir esta aventura desde el inicio. Con mis aprendizajes durante este proceso, que me han permitido ser capaz, hoy en día, de detectar las rimas internas de mis textos (aunque se me seguirán escapando algunas, seguro).

 

E16: ¿La tortilla con cebolla o sin cebolla?

JB: ¡De las dos maneras!

Acerca del autor: Editor

6 comentarios to “Entrevista a Juncal Baeza”

Tu puedesDeja un comentario o Trackback esta entrada.

  1. Enhorabuena - el 02/08/2018 a las 8:50 am Respuesta

    Llevo años leyendo los relatos de Juncal, disfrutando muchísimo de su escritura. Y estoy deseando empezar «Lo imaginado»
    Felicidades a la escritora!!, y también a los editores.
    Arantxa

  2. Elena - el 02/08/2018 a las 3:52 pm Respuesta

    Muy bonita y muy interesante entrevista. Y me ha encantado descubrir que compartimos un libro de infaniaadolescencia 🙂

  3. Enhorabuena - el 06/08/2018 a las 8:34 am Respuesta

    Los maravillosos finales, abiertos a la creación propia de cada lectora, convierten los relatos de Juncal en los acompañantes perfectos de mis desayunos interminables de fin de semana. Uno de mis momentos favoritos de la semana. Maravillada contigo. Enhorabuena, Juncal!!

  4. Muy interesante! - el 07/08/2018 a las 4:49 pm Respuesta

    Empecé el libro y no he podido parar hasta haberlo terminado. Me parece increíble la capacidad de la autora para crear unos personajes tan definidos, con tanto detalle, no sólo a nivel físico sino también en sus creencias y sentimientos más profundos. Sorprende la originalidad de los temas y, sobre todo, la tremenda habilidad para transmitir sensaciones, transportarte a esos escenarios, y emocionarte profundamente. Me ha parecido maravilloso.
    Me parece también una idea estupenda haber publicado una entrevista que nos acerca un poco más a la autora.
    Y los detalles editoriales, en el libro y en el envío, son estupendos compañeros de un libro de gran calidad!
    Enhorabuena!

  5. Must-read! Lo imaginado! - el 10/08/2018 a las 10:10 am Respuesta

    Para leer las fascinantes historias de Juncal Baeza tienes que ser valiente. Ella, con sus relatos, te transporta al alma de cada protagonista, y asomarse a los demás da miedo por lo que podemos encontrar de nosotros mismos. Impactante esta autora e infinito su talento. Este libro me tiene maravillada, enganchada y emocionada. Enhorabuena.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.